Hoy en día, vivimos en una época en la que la sexualidad y el alto nivel de diversidad en el que se encuentra la sociedad se está volviendo cada vez más visible y valorada.

Ser gay o lesbiana implica la existencia de atracción hacia personas del mismo sexo, sin embargo, la sexualidad humana es amplia y diversa, y cada persona experimenta su sexualidad de forma diferente. Año tras año, se está alcanzando un nivel de libertad sexual que no se ha visto en ningún momento de la historia. Por eso mismo, en las últimas décadas se ha empezado a aceptar y respetar la existencia, visibilizar y proteger la existencia de las orientaciones sexuales más minoritarias.

Es por ello que a lo largo de este post destacaremos esas minorías, para ofrecerles una mayor visibilidad y una mayor información acerca de ello.

La homosexualidad, es decir, la atracción hacia personas del mismo sexo puede ser vivida de manera distinta dependiendo de las circunstancias de cada individuo, o incluso hay individuos que desconoces su verdadera orientación sexual y la van descubriendo a lo largo de los años. Por ello mismo aquí destacamos tres tipos de orientación homosexual:

LATENTE

El sistema educativo de hoy en día hace que veamos la heterosexualidad como lo normativo y esto es lo que nos produce un sentimiento de temor a pensar que podríamos llegar a esconder otro tipo de sexualidad.

Por ello este tipo de homosexualidad encajaría con las personas que no han renegado nunca el sentimiento de homosexualidad latente pero no se han planteado con anterioridad serlo.

EGOSINTÓNICA

Este tipo de homosexualidad encaja con el tipo de personas que viven libremente su sexualidad, es decir, que lo toman como algo que esta en sintonía y que es parte de ellos. En este tipo de personas los impulsos o deseos homosexuales se originan y se aceptan ya que tienen 100% integrada su orientación.

EGODISTÓNICA

Hay países en los que hoy en día la libertad sexual es nula por no decir inexistente, e incluso en los países más extremistas esta penado con hasta la pena de muerte. Por esa misma razón nace en las personas un miedo o un rechazo a disfrutar libremente de su sexualidad e incluso a compartirla con sus seres más queridos.Por esa razón este tipo de homosexualidad encaja con las personas que viven su sexualidad de forma aversiva, es decir, avergonzándose de sus gustos e incluso ocultando esa parte de sí mismos e incluso atacando a las personas que disfrutan libremente de su orientación. La mayoría de las veces, el sujeto vive como una persona heterosexual y esporádicamente tiene relaciones con personas de su mismo sexo. Aunque esto desemboca en constantes trastorno de su estado de ánimo, e incluso el abuso de sustancias.

A menudo la sociedad tiende a catalogar sus gustos o preferencias de manera cerrada, es decir de manera dicotómica, o uno u otro, o blanco o negro. Y no llegan a entender que también hay puntos intermedios como, por ejemplo, en este caso es la bisexualidad. De aquí nacen otros tres tipos de homosexualidad:

Homosexualidad Exclusiva

Simplemente, en este grupo podemos encajar a las personas homosexuales que únicamente se ven atraídas por personas del mismo sexo. Es decir, te gustan únicamente las personas del mismo sexo.

Heterosexualidad Predominante con Contactos Homosexuales Frecuentes

En este grupo podemos encajar a las personas que se consideran heterosexuales, o que principalmente se sienten atraídas por personas del sexo opuesto. Pero se sienten atraídas por numerosas personas de su mismo sexo.

Heterosexualidad Predominante con Contactos Homosexuales Esporádicos

En este caso nos encontramos ante personas con una vida heterosexual que ante determinadas personas del mismo sexo sienten un deseo sexual incontrolable, manteniendo relaciones sexuales con ellas.

Por último, nos encontramos ante tres tipos de visión de las relaciones homosexuales, ya que cuando pensamos en una relación damos por hecho una atracción física y afectiva. Pero esto no siempre es así ya que existen relaciones únicamente afectiva o únicamente carnales. Y de aquí nacen los últimos tres tipos de relaciones homosexuales.

Atracción Afectivo-Sexual

Se trata de la relación idílica que todo el mundo tiene o que desea tener. En este caso se trata de personas que van a sentir un interés especial en personas del mismo sexo, a nivel carnal y a nivel afectivo.

Atracción Sexual

Este tipo de atracción se caracteriza por despertar un interés sexual por personas del mismo sexo. Esto se traduce en encuentros sexuales apasionados, pero nada más. Ya que estos encuentros no se trasladan al plano afectivo.

Atracción Afectiva

Este tipo de atracción es justo el antónimo de lo anterior. Es decir, el sujeto siente una relación romántica hacia una persona de su mismo sexo pero dicha inclinación no incluye ningún tipo de deseo sexual. Puede tratarse de personas heterosexuales que se enamoran de una persona de su mismo sexo y desencadenan una relación amorosa.

Por último, podemos destacar otros tipos de orientaciones sexuales como son:

La Bisexualidad, que se considera el punto medio entre la heterosexualidad y la homosexualidad, es decir se conceptualiza como la atracción hacia personas de ambos sexos. Otro tipo de orientación sexual es la Pansexualidad que queda definida como la atracción sexual hacia personas concretas independientemente de su identidad de género.